¿QUÉ LLEVAR?

La idea es gozar el Camino de Santiago y vivir las experiencias al hacerlo. Hay 2 opciones para cargar tus cosas: que las lleves tu mismo en una backpack, cargando todo tu Equipaje completo todos los días o que recurras a algún servicio de traslado de mochilas y maletas, para que solo cargues lo más indispensable y camines muy ligero.

Al planear qué ropa y accesorios debes llevar, evita a toda costa usar las siguientes palabras:
POR SI…. Es decir, llevo 3 playeras de más POR SI no hay donde lavar. Llevo zapatos de vestir POR SI salimos a cenar a algún lugar más formal. Llevo un botiquín con muchos medicamentos POR SI me enfermo. Y la peor: me llevo mi Laptop POR SI necesito trabajar o atender algún asunto urgente.

Un backpac para senderismo es una buena opción si piensas cargar todos los días la mochila con todas tus cosas y no tendrás que hacer reservaciones, si te levantas un poco más temprano para llegar a tu siguiente etapa y encontrar camas disponibles, o estar dispuesto a caminar algunos pocos kilómetros más para encontrar alguna cama (siempre se le da preferencia a los peregrinos solos, que a los grupos). En esta opción, lo recomendable es no cargar más del 10% de tu peso total. Contar con una bolsa y manguera de hidratación, tan común en el ciclismo de montaña, sobre las cantimploras o termos, te darán varias ventajas:

primero, son de mayor capacidad, no tienes que detenerte para sacar el termo de la mochila, aunque lo traigas en sus compartimentos laterales, segundo, aunque hay muchas fuentes de agua potable y en muchos lugares te dejan abastecerte de agua, generalmente al faltar 100 km para llegar a Santiago de Compostela, lamentablemente los bares o restaurantes, se ponen un poco más estrictos para darte agua, a menos que consumas algo adicional y la bolsa de agua, será más aconsejable.

Si optas por no cargar más que con una pequeña backpack, con lo indispensable, botella de agua, un par de calcetas secas para cambiarlas si es necesario, lugar para guardar tu chamarra y/o impermeable, la credencial, la cocha del peregrino, identificación, dinero en efectivo, alguna tarjeta, a lo mejor tu lámpara de iluminación, algunas frutas secas, tu celular o cámara digital, etc. El objetivo es caminar lo más ligero posible.

Existen varios medios de transporte que pueden llevar tu maleta o mochila con el general de tus cosas, entre cada etapa. Ya sea que la contrates de forma individual, por cada etapa o por todas, el proceso es el mismo: contratas el servicio, dejas tu mochila en el albergue con una etiqueta con tu nombre y el nombre del siguiente albergue y el servicio contratado lo recoge y lo lleva a donde tu le indicaste. Pero debes tomar en cuenta que si no cuentas con reservación y si donde llegues no hay lugar para dormir, tendrás que caminar al siguiente albergue con todas tus cosas o tomar un taxi con un mayor costo o cansancio e incertidumbre.

Tomando esta opción hay un beneficio adicional, puedes ir comprando algunos souvenirs como recuerdo e irlos dejando en la maleta que transportará tu servicio, sin costo, ni peso adicional que cargues.

Por ser un camino que mayormente es de senderos de tierra, las botas de senderismo o media montaña, son una mejor opción. Los tenis para correr, por ser demasiado ligeros y flexibles, no son una buena opción. El calzado que tenga un diseño que soporte el talón, no sea flexible de lado, tenga una suela con un dibujo profundo, permitirá tener mayor agarre en las subidas y bajadas. Entrenar con ellos un par de meses antes es una opción indispensable,
para habituar el pie a ellos y que se pueda determinar si causarán ampollas y su comodidad.

Las calcetas podrán ser las que tienen un secado muy rápido, sin costuras y con soporte el arco de la planta del pie, para un mejor ajuste. Es una buena opción llevar todos los días 3 o 4 calcetas que ya hayamos probado, para cambiarlas en caso de humedad. Sobre todo se llueve y se mojan.

Las playeras son mejor de las llamadas dry fit, para una rápida transpiración y secado. Incluso para el secado, son más rápidas que las de algodón.
Los pantalones también de senderismo son muy apropiados, frescos y ligeros, más cuando son desmontables para convertirlos en short. Shorts en épocas de calor y se carga menos. Los mallones o leggins para las mujeres, son cómodos, más si son para hacer deporte, pero los tienen bolsas, son más adecuados para guardar, celular, dinero o pañuelos.

La ropa interior debe ser muy cómoda para evitar rozaduras. Las deportivas son muy apropiadas. Incluso existen las que son de secado ultra rápido, ligeras, que evita malos olores y aunque algo más costas de lo normal son una buena inversión.

Unos lentes de sol, con filtro UV, gorra o sombrero para el sol, una pañoleta para cubrir el cabello o de las bufandas tubulares, que son muy versátiles para cubrir el cuello en las mañanas, el cabello largo o la cara en alguna tolvanera, con varias formas de usarse, son una excelente alternativa. Tus audífonos, para escuchar música, si son alámbricos, te evitarás la tarea de conectarlos o quedarte sin pila a media etapa.

En casi todos los albergues hay lugares para que laves tu ropa, lleva un cordel y sujetadores para colgarla, no es necesario que la cuides, nadie toma cosas que no son suyas. Aunque en varios lugares, también hay lavadoras y secadoras. Recuerda, a menos ropa que lleves, más seguido tendrás que lavar, pero más ligero caminarás.